domingo, 24 de mayo de 2015

Al Este del Edén: yo soy alguien que camina




Decía Rilke que “nuestra patria es la infancia”, es decir, nuestro paraíso, nuestro Edén. Este espacio nació como quintaesencia de  La letra con salsa entra: un puñado de cosas que me gustan. Por eso Edén, por eso Paraíso.

“Y Yavé Dios plantó un huerto en Edén, al oriente; y puso ahí al hombre que había formado”


El Edén, aquello que añoramos, se sitúa siempre en Oriente; al Este: donde todos los días nace el sol, donde nacimos y, por eso, en nuestra infancia. Si lo pensamos así, nuestra propia existencia parece una forma de alejarnos de lo que deseamos, pero a veces no nos damos cuenta que camino del Oeste llegaremos de nuevo al Este. Lo más importante es que recorrerlo nos merezca la pena:





5 comentarios:

Anónimo dijo...

Los primeros zapatos son ideales. Las Converse gastadas me encantan, y tienes razón porque caminando llegaremos al principio.

El Jefe de los Bandidos dijo...

Es eso exactamente: un puñado de cosas que te gustan y nos descubres a quienes te seguimos

alp dijo...

Me gusta el montaje.... Un beso desde Murcia....

Mayte dijo...

Y como se disfruta de cada pequeño momento y sensaciones que nos acompañan entre cosas , letras, música y sabores!!

Besos y vibra bonita.

Mónica López dijo...

Qué bonito post. Y la imagen que lo acompaña habla por sí sola.
Besos!

Publicar un comentario