domingo, 5 de junio de 2016

Morado: una paradójica alegría





"Las imágenes no son meras representaciones, son ideas en si mismas” ¿Qué idea puede representar unos lirios morados? ¿Qué puede querer decir una comida morada? 



Van Gogh no hizo sólo una pintura sobre lirios, hay varios lienzos con estas flores como protagonistas: bodegones sobre fondo amarillo, lirios solos, jarrón con lirios, los lirios… El artista holandés comenzó a hacer estas representaciones cuando se encontraba internado en el manicomio, inspirado por los enormes jardines que rodeaban al edificio. Pintaba todos los días.  



Todos sabemos de la personalidad atormentada de este autor y nos preguntamos ¿qué pasaba por la cabeza de Van Gogh cuando realizaba estos cuadros? ¿Son estas pinturas de lirios una mera representación de los lirios, o son ideas en si mismas? 



El color es muy importante para Van Gogh, que cambió radicalmente cuando empezó a relacionarse con la vanguardia francesa y fue modificando su estilo poco a poco, desde sus primeros cuadros, un tanto tenebristas, a otros llenos de vivos colores. De manera que no pinta la realidad, sino su impresión de la misma; por eso, muchas veces  me pregunto:¿es real lo que estoy viendo? ¿o la impresión que tenemos de la realidad es la realidad misma? Sólo accedemos a lo real a través de nosotros mismos, quizás por eso decimos que sí pinta la realidad, pero hay muchos mundos en este mundo y un artista es quien es capaz de hacer ver a los demás otro mundo.



Así, yo también escribo y fotografío mi impresión de la realidad, quizás algo distorsionada en los últimos tiempos, de ahí la poca intensidad del morado. ¿Qué significa el morado? En muchos casos se asocia con el luto, sin embargo, en la pintura de Van Gogh –y en la receta—no parece un color de duelo, sino que recuerda la belleza, la serenidad, un mundo interior lleno pero que no explota, sino que se abre permitiéndonos acceder a una dimensión diferente de la real. Mi realidad es una mezcla de cosas: un puñado de entusiasmo, una mijita de pesimismo, un buen trozo de belleza y un plato lleno de energía y fuerza. 



¿Diriáis que Los lirios es una obra triste? Es una alegría otra quizás no tan ruidosa como el amarillo ni tan serena como el azul, pero no tengo dudas de que es una alegría. Algo semejante pienso de algunas recetas: ésta de hoy también es alegre, pero tiene un matiz diferente que tal vez nos hace mirar más adentro. No es un violeta apabullante, sino que este color se va mezclando con la avena, el coco, el sirope de ágave, pero a medida que lo vamos comiendo, el violeta aparece como una promesa de paz y bienestar. Disfrutadlo!


1 comentario:

Laube Leal dijo...

Muy interesante tu pregunta... Mi opinión es que el morado es, por regla general, uno color de cambio, de transmutación. El morado es púrpura. Personalmente me encanta. Creo que es un color eminentemente femenino, potente pero agradable.

Ese cuadro de Van Gogh es uno de mis preferidos, al igual que el iris o lirio azul es una flor que me apasiona, por su forma rara y su color maravilloso. Como bien dices, Van Gogh fue cambiando su manera de plasmar esa realidad que él sentía y, quizás, ese color fue uno de sus síntomas.

Feliz lunes

Publicar un comentario en la entrada