domingo, 17 de enero de 2016

La forma de los colores




Han sido tantos los acontecimientos culturales que han sucedido últimamente que es casi imposible enumerarlo todos: aniversarios, obituarios, estrenos…, he leído tantos libros que me han gustado, visto películas y descubierto canciones que me siento apabullada y querría hablar sobre todo.



Recientemente, se produjo el fallecimiento de un pintor que siempre me ha llamado mucho la atención: Elllsworth Kelly. Kelly nació en Estados Unidos (1923) y ha sido considerado tanto  escultor como pintor abstracto, célebre por sus composiciones cromáticas.  Su vida es curiosa porque ejerció profesiones muy diversas: desde combatiente en la II Guerra Mundial como parte del ejército de Estados Unidos (si tal puede considerarse una profesión) hasta diseñador de prendas para esa institución.  Una vez terminada la guerra, fue expulsado del ejército y decidió matricularse en una escuela de bellas artes. Volvió a París, ahora sí, como pintor. En esta ciudad aprendió a dejarse llevar por las percepciones  y empezar con el juego del color.






¿No habéis jugado nunca a dar forma a la comida? ¿A buscar en ella objetos cotidianos? ¿No habéis encontrado una patata con forma de ..?




Ellsworth Kelly jugaba con las formas y los colores, igual que podemos hacer cualquiera de nosotros, aburridos, antes una comida solitaria. Dar forma, nombrar, verbalizar, imaginar, intuir…, hasta llegar a comprender que todo puede ser lo que queramos. Todo.


Eso he intentado con esta receta que sea lo que cada uno de vosotros queráis: un juego de colores, una combinación de colores o simplemente un bocado sano y delicioso.



4 comentarios:

Laube Leal dijo...

Sí, sí que lo hago. Casi todo lo que cocino debe entrarme por los ojos y gustarme su paleta de color. Soy muy cromática desde niña y es imprescindible encontrar que todo tiene una armonía en cuanto a colores. También en las formas.
Tu tosta seguro que debe estar buenísima, pero es que es tan bonita encima...
Un besito

Augusto García dijo...

Arrgg que pintaza, la hago sí o sí.

Un saludo.

Anónimo dijo...

He estado buscando formas y colores y he encontrado la lámpara mágica de Aladino en la mancha del zumo de la uva. Es cuestión de frotar y pedir un deseo, a gente tan fantástica como tú seguro que le será concedido. Para mi tengo que eres maravillosa.

Catypol dijo...

Sí, en la cocina el juego forma parte del "arte comestible", tenemos muchos ejemplos de grandes chefs, inspirados o maestros, sea como sea, sigue conjugando este resultado es precioso.

Publicar un comentario en la entrada