domingo, 12 de octubre de 2014

Ella nunca sobra


“Nunca falta alguien que sobra”: esa es una de las frases de Mafalda que más me gustan. Mafalda y su sopicidio fue uno de los primeros post de este blog y la semana pasada cumplió cincuenta años. No podía olvidarme de ella. No podía dejar pasar este momento.



Mafalda es especial para todos nosotros, tal vez por la razón más insospechada o quizás por la tira más rebuscada; yo no podía ser menos. Recuerdo esos antiquísimos volúmenes de colores que mi tío me trajo durante un verano completo: no tenía más de once años y  quedé conquistada por la locuacidad de esta enana. Después vinieron muchos calendarios en Reyes de unas manos poderosas y finalmente Todo Mafalda.



Mafalda me ha acompañado para saborear mis buenos momentos y ha sabido sacarme como nadie una sonrisa en los malos. A veces he pensado que ella era más real que muchas de las personas, supuestamente de carne y hueso, con las que me he ido topando.  Podría ser sarcástica, como Susanita lo es a veces, o tal vez hacer una de esas reflexiones de tipo Felipe que non llevan a ningún lado. Quizás sería posible sacar el lado práctico—negociante—al más puro estilo de aquel que no hace los deberes, sino que los perpetra, Manolito. No sería desdeñable ponerse a mirar al cielo, como Miguelito y acabar gritando como él “¡nunca!”. Mafalda no es sarcástica, sino irónica, pues no quiere herir, sino ayudarnos a reflexionar. Por eso hoy quiero rendirle este pequeño homenaje, tan poca cosa como su sillita, la ONU o los discursos del Papa. Y de nuevo una sopa, porque sé que a Quino le encanta.



El cumpleaños de Mafalda me pone sobre la mesa el paso del tiempo, algo que me asalta todos los otoños: pasarán otros cincuenta años y ella continuará siendo contemporánea de quien la lea: es lo que tienen los clásicos. Y Cortázar lo sabía… y todo esto me ha hecho reflexionar sobre el blog: cómo comenzó, como se ha desarrollado y el camino en el que sigue hoy. Cuando leo el número 0 de los álbumes de Mafalda percibo, si lo comparo con el 8, ciertas diferencias: los personajes no están del todo perfilados, el dibujo es ligeramente diferente y no han aparecido todos los personajes que Quino nos hará conocer en los once álbumes. De manera semejante, todo esto ha ido cambiando: no sólo el tamaño de las fotos o la presentación (tal vez lo que se ve a primera vista), sino también poco a poco su manera de entender las cosas, porque yo misma he cambiado como también lo ha hecho el mundo que me rodea. Pero eso es estar vivo: cambiar, dejar que el mundo entre dentro de nosotros, altere nuestros puntos de vista, siempre un poco precipitados, y vuelta a las dudas. El tiempo es quizás como una buena sopa, aunque a ella no le haga ni pizca de gracia: nos calienta por dentro y puede dejarnos un maravilloso sabor en la boca.




Felicidades, Mafalda.


5 comentarios:

El Jefe de los Bandidos dijo...

A mí me encanta Mafalda y como ella detesto las sopas, sobre todo si son de pescado. Pero viendo el aspecto que tiene la que nos presentas igual me hago una. Las fotos, como siempre, me encantan.

Catypol dijo...

En lo único que no coincido con ella es en que no le guste la sopa pero por lo demás me encanta, y se merece una entrada tan linda como esta.
Un besito

Raquel dijo...

Cuanta razón tiene Mafalda... la sopa buenísima.
Besicos sorianos

Antonio Pérez dijo...

Las lentejas, y si son de "nuestras madres" como ninguna. A mi, siempre que yo las hago me saben a lata. Cuando voy al pueblo a pocas preguntas tengo siempre la respuesta tan rápida: ¿Que te hago para comer hijo? - Lentejas, mamá, lentejas. y de vuelta a Sevilla, no menos de dos tapers congeladas me llevo a casa.

Augusto García dijo...

Fabulosa receta y el hecho de mezclar sopa con Mafalda la hace todavía mucho más sabrosa.

Un saludo.

Publicar un comentario