domingo, 23 de diciembre de 2012

Una noche en silencio




Silver and Gold es el nuevo disco de Sufjan Stevens en el que recopila todos los volúmenes que ha ido sacando de temas navideños; en total, 58 villancicos. Es un trabajo lleno de contrastes: canciones alegres y tristes, marchosas y lentas, fantásticas y realistas. Como ya lo indica título es una unión de contrarios: el oro imagen de la luz del Sol, el símbolo de todo lo superior, significa felicidad y lujo; la plata es más modesta, símbolo del valor material, imagen de la Luna, de la noche, del azul; se vincula con la elegancia y la discreción. 

Sufjan Stevens nació en Detroit y desde pequeño se interesó por la música y por algunos instrumentos exóticos como el banjo. Comenzó  a tocar en una banda folk y mientras estudiaba en la Universidad publicó su primer álbum. Posteriormente, se mudó a Nueva York donde ha seguido trabajando y publicando discos de diferentes estilos. Este es un músico de grandes proyectos; el más llamativo es el de los cincuenta estados de su país: propone hacer un disco sobre cada uno de los estados americanos; y por supuesto, este que nos ocupa con canciones navideñas.



Una obra ingente como mis Navidades desde hace un tiempo, llenas de discrepancias, llenas de choques. En estas fechas se mezclan momentos alegres, aunque a ratos amargos, se reúnen todos esos sentimientos y sensaciones que Stevens ha sabido plasmar en todas sus versiones navideñas. También en gastronomía mezclamos sabores y texturas como en esta receta el suave chocolate con la crujiente galleta interior y esos contrastes no anulan su sentido sino que lo hacen más profundo. Vuelven estos días festivos: somos los mismos, pero tal vez somos otros, quizás hemos aprendido algo durante el año, a lo mejor hemos sido capaces de descubrir nuevos matices en la vida; también en la cocina vuelven las recetas de siempre, con toques nuevos, como esté turrón de chocolate contrastado con las especias de la galleta interior, una sorpresa, algo nuevo y regreso al punto de partida recordando que la belleza siempre es nueva.  En Navidad, al menos yo, siempre vuelvo al pasado, regresan recuerdos de la infancia, el calor de la familia. Sabes que el tiempo ha pasado y cargas algunos momentos malos, eso que te prestan una máscara de insensibilidad tal vez porque solo quieres protegerte de tu vulnerabilidad. El desamparo que te acecha cuando alguien se va y que a la vez te empuja a sobreponerte, a vivir como él hubiera  querido: acogiendo a los que quieres. Por eso, estos días van a ser silenciosos, pero llenos de esperanza como este villancico versionado por Sufjan Stevens: una noche silenciosa, Silent Night.

 

7 comentarios:

Chef Aprendiz dijo...

Me encantaa la receta y la presentación que se ve en las fotos te ha quedado genial. Felicidades y felices fiestas, Linda.

Carlos dijo...

Me siento muy identificado con eso de «somos los mismos, pero tal vez somos otros». En mi caso, sucede que veo a mis amigos una o dos veces al año y, aparte, es algo nuevo, porque antes nos veíamos casi a diario, así que estoy experimentando esa sensación. Como siempre, me ha encantado, Linda.

Caty Pol dijo...

Este año he renunciado a ratos amargos, quiero mis fiestas felices, a ver si la buena onda se reproduce y hace que todo salga mejor, aunque con un poco de este turrón ya me vale, jeje
Felices fiestas, guapa!!
Besitos

Anónimo dijo...

No puedo imaginarte con una máscara y menos de insensibilidad. Las referencias al calor, a la familia, a la aparente dualidad de tus navidades en los últimos tiempos, tus exquisitas recetas y fotos, los textos que escribes, muestran a una persona llena de espiritualidad, sensibilidad, transparencia y amor.
El chocolate, la pasión de mi vida. Por supuesto, plata.

antonia dijo...

Un beso, Linda, me ha encantado leer tu post.

Carmen Piña Duarte dijo...

Te deseo unas navidades llenas de belleza... Besos, Linda.

fresaypimienta dijo...

Linda, un turrón de praline que debe ser deliciosos, unas fotografías mágicas, que gusto visitarte!te deseo un feliz año guapa y que lo disfrutes un montón, un besito

Publicar un comentario en la entrada