domingo, 4 de diciembre de 2011

Celebrar la vida

(Scroll down for English version)

Desde el ocho de noviembre y hasta el 25 de marzo podremos disfrutar, todos los que estemos o nos acerquemos a Madrid de la exposición El Hermitage en el Prado  que cuenta como comisario principal al director del museo ruso.

Se han elegido ciento veinte obras que recorren desde el siglo V a. C hasta  el siglo XX. Es una exposición abrumadora y de hecho se trata de la primera vez que salen tal número de piezas del museo ruso. Hablamos de un acuerdo de intercambio entre los dos museos puesto que a principios de este año se organizó una exposición  en San Petesburgo llamada El Prado en el Hermitage .

Pueden contemplarse en la exposición grandes obras maestras de Tiziano, Caravaggio, Rubens, Durero… y  Velázquez, del que me gustaría hablar hoy. La obra en concreto es titulada El almuerzo y como ocurre en el trabajo del sevillano, lo importante no es lo que se ve en primer plano sino la historia que se cuenta y se vislumbra al fondo. La pintura pertenece a su etapa sevillana, en concreto es de 1617, Velázquez ha pintado una escena cotidiana: tres hombres sentados en una mesa con mantel blanco sobre el que descansa un plato de mejillones, un vaso de vino, varias granadas y pan. Aparentemente, como decimos, esto es lo que observamos pero lo que se representa en la pintura son las tres edades del hombre. Los dos personajes de la izquierda parecen felices: son el adolescente y el adulto; en cambio, el anciano que se sitúa  a la derecha parece más preocupado por lo que aparece en la mesa. Los colores y la composición son los típicos en esta etapa de Velázquez, el tenebrismo con la luz entrando por la izquierda le da cierto aire naturalista a las expresiones.


Las tres edades del hombre (aunque son una creación de la Antigüedad clásica y se refiere a las edades por las que ha pasado la humanidad)  para nosotros son  la cronológica, la biológica y la psicológica; solo la primera es inexorable, las otras dependen de nuestra actitud. Envejecer no solo tiene que ver con cuidar el cuerpo o la salud, sino también con las emociones y el pensamiento. Tener interés por el aprendizaje es estar abierto a la vida y sentirse joven, eso pienso observando esta maravillosa obra de Velázquez.

Confianza, motivación, deseos, objetivos… eso es lo que triunfa aquí porque tanto el joven que ha cumplido veinte como el adulto que cumple treinta cinco y el mayor que va por los sesenta pueden seguir aprendiendo, atreverse a soñar, ser creativos; eso es celebrar la vida y eso es lo que aquí se hace. Celebrar la vida: un buen plato de mejillones, pan, vino y toda la vida por delante.


Gracias a Katie Stearns por la traducción.

27 comentarios:

Miriam dijo...

Claro que sí, nunca es tarde para aprender!

Lapitusa dijo...

mikel y yo lo hemos leído juntos... al final hemos aplaudido!.

Aurélie dijo...

¡Me ha gustado mucho la entrada de hoy! Tanto por el plato (los mejillones son un plato muy habitual en casa de mis padres) como por la expo y tu desarrollo sobre el cuadro.
¡Que disfrutes de esta tarde de domingo soleada!
Un abrazo!

Kako dijo...

Que fantástica descripción del cuadro.
Me encantan tus entradas y tus platos, las fotos, bueno, todo!
Bss.

Caty dijo...

Siempre hay que tener sueños, nos mantienen vivos los cumplamos o no, buena entrada y los mejillones; deliciosos. Besitos.

Brétema dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo. Si vieras lo jóvenes que se sienten mis suegros!!!
Los mejillones fantásticos.
Un abrazo

Marina dijo...

Precioso. Y los mejillones riquísimos.
besos!

Judith dijo...

Mira que los he comido de muchas maneras, pero estos gratinados nunca!!! gracias por la receta. Besitos

M. Ángeles (Secocina) dijo...

Me apunto a esa celebración sin dudarlo un segundo.
Abrazos

fresaypimienta dijo...

No dejar de soñar, me quedo con esa frase y con tus fabulosos mejillones! un placer leerte ! un besito

antonia dijo...

me ha encantado leer tu entrada, también la receta!

Paula dijo...

tienen una pinta deliciosa, me parecen muy originales y creo que en las mesas de estas fiestas entonarán muy bien ;)

Salu2, Paula
http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net
http://galletilandia.cultura-libre.net

Nicolás Nuñez de la Torre dijo...

Que fotos más bellas! Me ha gustado mucho conocer el blog, la obra de Velazquez excelente, gracias. Claro que hay otras perspectivas, para mi desde la salud veo una comida mediterránea "modelo": mejillones, granada, pan y vino; todo bastante frugal¡supersano!Enhorabuena.

Lucia dijo...

Me gusta mucho como explicas los cuadros Linda!

Mónica dijo...

Nunca he comido los mejillones así, es muy original y tienen que estar sabrosísimos. Lo que daría por tener El Prado más cerquita, y poder disfrutar ahora de esa exposición...Gracias por la entrada, muy didáctica.

Red Rose dijo...

Bonita entrada: cocina y arte, fantástica combinación. Tus mejillones me parecen muy buenos, no los he probado así, será cuestión de hacerlos, con lo que te sigo. Gracias por pasarte por nuestro blog.
Un beso. paprikaenlacocina.blogspot.com/

zer0gluten dijo...

Estos mejillones te han quedado que ni pintados. Era una broma fácil, después de leer la entrada, pero es cierto. Geniales.
Besos.

Miss Migas dijo...

He tenido la suerte de ir a ver la exposición, impresionante todo lo que tienen los rusos, ha sido increible.
Estos mejillones tienen una pinta para morirse.
Besos

Maria (Madrid y Yo) dijo...

He disfrutado tanto con este post... qué preciosidad. Un abrazo!

Linda Susan dijo...

Mil gracias a todos. Besos.

Jordi Morera dijo...

Fantástica receta, sencilla y una muy buena idea para estas fiestas. Me he tomado la libertad de incorporarlo en un post con consejos para los que buscan “inspiración navideña”
http://bit.ly/uk7wjl

Un saludo!

Silvia dijo...

OH! Que entrante tan fantástico para estas Navidades. Yo he preparado una receta muy parecida para esos días.

Besos.

Maria Jose-Dit i fet dijo...

Que bonitas reflexiones ante tan bonitas obras de arte...y a mi los mejillones me gustan con locura así que ya me he copiado la receta...un besito

Ana dijo...

Me han encantado estos mejillones: me voy a apuntar la receta porque me están entrando ganas de comérmelos hasta recién desayunada!
un besito

tienda dolores dijo...

Celebrar la vida a veces es complicado, pero con estos mejillones...podemos intentarlo...menuda pinta tienen!

Me ha encantado tu blog.

Besos.

Eva Flores dijo...

me he gustado mucho que llames a la receta "celebrar la vida", es tan inspiradoda que me comería dos platos para celebrarla por todo lo alto

Carlos dijo...

Encuentro muy original tu entrada, mezclando la receta con la información artística, la cual —por desgracia— me es muy ajena, ya que nunca he estudiado nada de historia del arte. Con tu permiso, me apunto la receta para probarla próximamente, que el mercado está que se sale con buen producto del mar.

¡Un beso!

Publicar un comentario