sábado, 16 de julio de 2011

Soñar despierto







Richard Brautingan (1935-1984) es un peculiar escritor americano conocido fundamentalmente por La pesca de la trucha en América  del que, al parecer, vendió dos millones de ejemplares. Otro  de sus originales libros es En azúcar de sandía al que quiero hacer referencia hoy. Brautingan tuvo una infancia bastante difícil: no llegó a conocer a su padre y vivió en cinco ciudades distintas. En el colegio destacó por sus aptitudes para el baloncesto y en la escritura; evidentemente, optó por lo segundo superando varios obstáculos de lso que sus estancia en un psiquiátrico no fue el menor.

En 1960 se encuentra en San Francisco donde vivió la época “beatnik” y “hippie” (un ídolo de la cultura underground) y de este momento histórico parece que se alimentan todas sus obras. En azúcar de sandía es su visión de la vida en una comuna pero una comuna bastante atípica llamada “yo MUERTE”. En ella todo se construye con azúcar de sandía, el sol cambia de color, el dinero no existe…, una novela metafórica en la que se mezclan su humor y la forma sencilla de entender el mundo. Para muchos una parábola de la decadencia del siglo XX.

Debo destacar la edición de los ejemplares de esta editorial: Blackie Books (tiene publicado otros de Brautingan). Están muy cuidados, tratados con mucha delicadeza, no dejan de llamar la atención en la mesa de novedades y claro, una vez más, termino comprando el libro. 

Azúcar de sandía es el material con el que se construye todo en “yo MUERTE” pero mi sandía no es del todo dulce. Esta lasaña de sandía y queso feta  con pistachos (adaptación de una ensalada de Super Natural Everyday, el maravilloso recetario de Heidi Swanson) tiene una connotación agridulce: lo dulce de un sueño que soñamos despiertos y confundimos con la realidad dejando en nuestro paladar un leve sabor agridulce.


9 comentarios:

Lucia dijo...

Es la lasaña más original del mundo!parece una buena combinación.
Es muy ameno e instructivo leerte, Linda. Lo tuyo son mucho más que recetas.

Aurélie dijo...

¡Qué gracioso, publiqué una receta casi igual hace unos meses! http://alf-lachefa.blogspot.com/2011/05/milhojas-de-sandia-y-mozarella.html
Por supuesto, ¡me encanta! De hecho, no conocía el recetario de Heidi Swanson.
¡Un blog muy bonito! Un saludo, Aurélie

nacho dijo...

Para no defraudar a la dueña del blog diré :que rebujo tan grande,jajaja.Por cierto la receta ya en inglés y todo,que barbaridad.

Piluka dijo...

Pero que delicioso! Y encima es super sencillo y light! Me encanta... Y de las fotos no digo ná lindisimas!
Besitos y buen finde reina!

Ray dijo...

Al ir a colocar este comentario. Me di cuanta de la entra anterior sobre el Kiwi. Y pensé si esta lasagna se pudiese hacer con kiwi, creo que no sería una mala idea.

Judith dijo...

que idea más buena!!! más fácil imposible!!! besitos guapa y felices sueños...

Monica dijo...

Una lasagna maravillosa.

martüki dijo...

Q original, Enresti, a ver si me atrevo a hacerla ;)

Linda Susan dijo...

Una vez más, gracias a todos. Besos

Publicar un comentario