domingo, 10 de abril de 2011

Revelación cuquinaria

Cuatro bodas y un funeral es una película británica, sobradamente conocida, dirigida en 1994 por Mike Newell. En ella se nos cuenta la historia de  un grupo de amigos que se reúnen continuamente para ir a las bodas de otros porque  ellos nunca se casan. En uno de los enlaces todo se torna gris por  la muerte de uno de los componentes del grupo. En su funeral, su pareja dice unas palabras sobre el fallecido, Garreth y  recita un maravilloso poema de W. H. Auden, que bien merecería otro comentario y otra reflexión (en otra ocasión). En el discurso funerario, Mathew  dice: “Recordad su espléndida hospitalidad y su extraña cocina experimental; la receta del pato con bananas, afortunadamente, se ha ido con el a la tumba. Casi todos, me habéis hablado de su enorme capacidad para la alegría y cuando estaba alegre de su agudeza y capacidad. Espero que lo recordéis alegre…” Esa cocina experimental revela la personalidad del cocinero: expansiva, alegre, calurosa, espléndida, radiante… en una palabra: pletórica. La cocina también es todo esto: una forma de expresarse, una forma de sentir; el cocinero deja parte de su personalidad en el plato. Así, un simple guiso del día no siempre es el mismo y tampoco siempre sabe igual. ¿Cocinamos todos igual? ¿Refleja nuestra cocina nuestro gusto? ¿Comemos todos igual? Tengo la impresión de que cualquier persona que dedica un tiempo de su vida a la cocina tiene su propia forma de trabajar por mucho que le hayan enseñado, por mucho que haya leído y por mucho que siga las instrucciones de la receta; siempre queda un rastro de su personalidad, una huella. Podemos llegar a ser muy generosos o muy metódicos en la mesa de trabajo, estrictos con lo ingredientes o flexibles y experimentadores, de forma que nuestros comensales descubran nuestros gustos e incluso anhelos, nos confesamos, nos hacemos transparentes en nuestra forma de cocinar. Por eso, este brownie de chocolate y remolacha podría haber sido hecho por Garreth; una receta sorprendente, exótica e imaginativa.

En la película participan como protagonistas Hugh Grant (que se dio a conocer por esta  historia) y Andie MacDowell; el primero llegó incluso a recibir el Globo de Oro como mejor actor por el filmE; además, Cuatro bodas y un funeral estuvo nominada al Oscar como mejor película, y por supuesto, no podemos olvidar su banda sonora que da un repaso por diferentes artistas como Elton John, Barry White, Gloria Waynor y Wet Wet Wet con Love is all around.

A los que no la habéis visto, ¿sabéis quién es Garreth? Quién, si no, podría haber hecho una receta similar...

16 comentarios:

Monica dijo...

Me ha encantado la unión del chocolate y la remolacha. ¿Gareth es un caballero de la mesa redonda?

Miriam dijo...

Me encanta esa peli y tiene una banda sonora estupenda. No recordaba el detalle de Gareth, jaja. Tengo que repasarla. Y la remolacha le tiene que dar un toque interesantísimo a esta receta...

Robert dijo...

¡Qué plato tan extraño!No sé cómo estará, pero las fotografías son deliciosas.

antonia dijo...

Ví la peli, pero no me acuerdo de nada... soy un desastre!
yo hice magdalenas de remolacha, me encantaron y creo que con el chocolate aún mejorarán, ¡me encanta la idea!

Piluka dijo...

Me encanta esa peli, la he visto muchas veces!!! Bueno, bueno... una mezcla explosiva de sabores!!!
Besos

mar dijo...

a mi tb me gusta mucho esa peli y la foto de la remolcha!

Judith dijo...

me encanta la canción de wet wet wet! y tu brownie lo tengo que hacer ya!!!!! besitos guapa

Uno de Dos dijo...

Pues mira que he visto veces la peli y no caí en esto!
Es una receta la mar de original!

Coses de Llàbiro dijo...

Es la segunda vez que veo remolachas en dulce, no me imagino el gusto así que tendré que probarlas!
Besos.

Blo dijo...

Tengo la pelìcula en DvD y es una de nuestras favoritas. Tarde lluviosa, taza de tè y Max y yo en la cama viendo por la enèsima vez este film. Tìpico.

luisa dijo...

me gusta mucho la peli. Y tu pastel debe de sorprender. Bss.

Carmen dijo...

Menuda receta original. Nunca se me habría ocurrido mezclar estos ingredientes. ¡Gracias por tu aportación!

Marta´s Kitchen dijo...

La verdad es que no se me hubira ocurrido pero sin embargo asi viendolo...pues tiene sentido eso de brownie con remolacha...mmmm probare porque me encantaaaa la remolacha!

Refranero dichoso ¡Dichoso refranero! dijo...

Boda y mortaja, del cielo bajan.

Linda Susan dijo...

Gracias a todos por vuestros amables comentarios. Un beso

fresaypimienta dijo...

Me has dejado con la boca abierta, brownies de remolacha!!!! que original preparación, tomo nota de tu receta! besos guapa

Publicar un comentario