domingo, 17 de abril de 2011

"¿Quién pudiera retenerlas?"

Claudio Rodríguez nació en Zamora en 1934. Su infancia fue dura: su padre murió cuando el tenía 13 años y desde entonces se dedicó  a la administración de fincas; su refugio fue la literatura y las largas caminatas. Empezó a leer de forma compulsiva y marcha a Madrid para estudiar Filología Románica. A los 18 gana el premio Adonáis  con Don de la ebriedad; continúa escribiendo, se licencia e inmediatamente se marcha a Inglaterra como lector. Allí descubre a los románticos ingleses, sobre todo de Dylan Thomas cuyas huellas pueden percibirse en los versos del poeta español. Volvió a Madrid donde se dedicó a la enseñanza universitaria. Durante ese tiempo, vivió un momento feliz, recibió el merecido reconocimiento público con el Premio Nacional de Poesía y con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras. Murió en 1999 en Madrid, es un poeta del siglo pasado, pero como todos los grandes, siempre contemporáneo.


A LA NUBE AQUELLA

Si llegase a la nube pasajera
la  tensión de mis ojos, ¿cómo iría
su resplandor dejándome en la tierra?
¿Cómo me dejaría oscurecido
si es clara su labor, y su materia
es casi luz, está al menos en lo alto?
¡Arrancad esa límpida osamenta
dejando ver un corazón aéreo,
fuerte con su latido de tormenta!
Qué vida y muerte fulminantes. ¡Sea
También así en mi cuerpo! ¡A puro asalto
cobrádmelo, haced de él vuestra faena!
Si se acercase a mí, si me inundara
la vida con su vida tan intensa.
No lo resistiría. Pero, ¿acaso
alguien es digno de ello? ¿No se esfuerza
la nube por morir en tanto espacio
para incendiarlo de una vez? Entrega,
palabra pura de los cielos, himno:
suena como la voz del hombre, suena
y pasa, pasa así, dinos tu viva
verdad en esta clara hora terrena,
en esta oscura vida que huye y pasa
y nunca en ello podrá ver la inmensa,
sola alegría de aquí abajo, nube,
alma quizá en que un cuerpo se serena.

¿Y dónde están las nubes de otros días,
en qué cielo inmortal de primavera?
El blanco espacio en que estuvieron, ¿siente
aún su compañía y va con ella
creando un nuevo resplandor, lo mismo
que a media noche en la llanura queda
todo el impulso de la amanecida?
Lejos de donde el hombre se ha vendido,
Aquel granero, ¿para qué cosecha?
Oh, nube que huye y camina a cada instante
como si un pueblo altísimo de abejas
fuera allí trabajando a fuego limpio.
Nube que nace sin dolor, tan cerca.
¡Y vivir en el sitio más hermoso
para esto, para caer a tierra
o desaparecer! No importa cómo
pero ahora, la nube aquella, aquella
que es nuestra y está allí, si no habitarla,
ya, quién pudiera al menos retenerla.

 
Claudio Rodríguez, Conjuros, en: Poesía Completa (1953-1991), Barcelona, Tusquets, 2001. 
Las nubes, me persiguen las nubes, persigo a las nubes, me encantan las nubes “¿quién pudiera al menos retenerlas?” Cuando somos pequeños e incluso también mayores en estos días de primavera una de las mejores cosas que podemos hacer es mirar las nubes, pensar las nubes, también vivirlas ¿qué forman tienen las nubes? ¿qué nos traen las nubes? Siempre son pasajeras, siempre son diferentes, siempre cambian: unas  nubes oscuras, una blanca y ampulosa, una de primavera, otra de invierno y verano y la del otoño pesada y a la vez ligera. Como estas nubes/galleta, iguales pero diferentes, similares pero con matices. Nada es siempre lo mismo aunque tenga el mismo aspecto y eso es algo que aprendemos en cocina: el mismo plato no tiene nada que ver con otro con los mismos ingredientes.

Las nubes son los sueños, perseguimos los sueños, buscamos el bienestar, el refugio que nos da la satisfacción de alcanzar lo que hemos buscado y deseado. Ese rato de felicidad y el esfuerzo que conlleva es nuestra plenitud. De la misma manera, estas nubes comestibles consiguen proporcionarnos un rato confortante, reconstituyente; sentimos el consuelo, la complacencia y el entusiasmo del trabajo bien hecho a base de esfuerzo. Por eso, estas nubes (como las de primavera) solo duran un instante, se deshacen, desaparecen pero siguen siendo imborrables, infinitas y eternas. De forma que yo sigo… persiguiendo mi nube.

*El molde para hacer las nubes y gran parte de mi inspiración vienen de una magnífica chica canadiense llamada Nikole Herriot.

20 comentarios:

Robert dijo...

No entiendo muy bien el poema; pero las galletas deben estar muy ricas, aunque tan lejanas como las nubes del cielo. Magníficas fotografías.

nacho dijo...

Guarda algunas pa el lunes,jajaja.

Elena dijo...

En cada entrada te superas un poco más. Estas nubes tienen un color y una textura que invita a soñar. Ojalá tuviera más tiempo para poder cocinarlas y probarlas, porque seguro que merece la pena. Creo que nunca dejamos de perseguir nubes igual que nunca dejamos de correr tras nuestros sueños. Al fin y al cabo, en eso consiste vivir, ¿no?

Un beso

Piluka dijo...

PEro que galletas tan ricas... pero no menos las fotos... dan ganas de darle un bocadito!
Besitos

Monica dijo...

La vainilla es uno de mis aromas preferidos así que sé que esta receta no me defraudará. Respecto a las nubes, me encanta fotografiarlas, será porque están en constante transformación y por su textura etérea que invita a tocarlas. Me quedo aquí persiguiendo mi nube...

Lapitusa dijo...

precioso, te hecho de menos pequeña.
retener tanta belleza en un blog... eso si que es difícil....
besos de vainilla crujiente en forma de nube.

Delikat Essences dijo...

El poema es precioso, no conocía al autor, así que muchas gracias por descubrirlo y acompañarlo de tan suculento bocado. Un abrazo.

encintura dijo...

Imagino ese poema declamado por alguien se sepa hacerlo bien. Precioso. Para disfrutar con galletas y café.

Besos,
Nikk

silvia dijo...

preciosa entrada!!deliciosas galletas acompañadas de ese poema una gozada!!

besos

Judith dijo...

te han quedado súper apetecibes!!! besitos guapa

Nadji dijo...

Quand le poétique et le culinaire se rejoignent, ça donnent des biscuits beaux et délicieux.
A très bientôt.

Coses de Llàbiro dijo...

Qué bien te han quedado, que conjuntada vas!;)

nacho dijo...

Perdçon por dar envidia,pero las probé el lunes,riquísimas.Un saludo.

Fran Amenábar Ch. dijo...

Creo que nunca había visto tu blog. Me ha encantado, lo encontré muy bueno, lo que escribes relación comida e imágenes, etc

te sigo!

Refranero dichoso ¡Dichoso refranero! dijo...

No hay cielo sin nubes, ni paraiso sin serpiente.

Amigos y relojes de sol, sin nubes sí, con nubes no.

Poética y estéticamente las nubes son hermosas, un buen recurso, pero no es lícito querer apoderarse de ellas.

luisa dijo...

te han quedado muy bonitas. Y seguro que ricas tb. Bss.

Ingrid dijo...

Que maravilla de nubes.... me ha encantado esta entrada! tan delicada y amorosa... ;)
Muchísimas gracias por tu visita y las palabras de ánimo!!!
Un beso enormee

fresaypimienta dijo...

Deliciosas nubes has creado, y que lindas fotografías! muchos besos

Linda Susan dijo...

Gracias, como siempre, a todos. Besos

In cucina dijo...

Me acabo de encontrar con tu blog por casualidad, "googueleando" cortapastas de nube, todavía no sé cómo no lo encontré antes. Me encanta, creo que ahora te seguiré los pasos.

Publicar un comentario