domingo, 27 de marzo de 2011

El esplendor de lo cotidiano

Desde el 1 de marzo y hasta el 29 de mayo se desarrolla  en el Museo del Prado de Madrid  una exposición sobre Jean Simeon Chardin. Nació en 1699 en el seno de una familia humilde en París, donde también murió en 1779. Su primera formación fue de artesano, quizás por eso su carrera ha sido tan sobresaliente y original. Sus primeros trabajos fueron bodegones (La Raya, por ejemplo, con el que ingresa en la Real Academia de Pintura y Escultura) aunque también realizó escenas de género realmente maravillosas, que en esa época se consideraban superiores, como Pompas de jabón o La bendición y en los momentos finales de su vida algunos delicados pasteles.
Caldero de cobre rojo estañado, pimentero, puerro, tres huevos y cazuela colocados en un mesa (1732)
   
Muchacha con raqueta
Chardin destaca por su personalidad irreductible a las modas de la época: en un siglo en el que surgen figuras como Boucher y Fragonard, que realizaban obras en las que los elementos centrales estaban constituidos por el espectáculo  y el movimiento, nuestro pintor sabe recogerse y es ese recogimiento lo que precisamente sobresale, no busca lo llamativo o espectacular sino que sabe encontrar lo extraordinario en la realidad cotidiana, en lo que cualquiera de nosotros ve todos los días sin prestarle la más mínima atención. Chardin sabe afirmarse contra las corrientes de la moda. ¿No es esto lo que hacen los grandes artistas? ¿No se encierra ahí la esencia de lo clásico?
Todo esto emana de cada uno de sus cuadros, algo que descubre ya Diderot (uno de los primeros críticos de arte) en los Salones y que nosotros podemos disfrutar en algunas de las escenas que vemos. Tanta es la quietud que nos sumergimos dentro, como si todo se olvidara, con los objetos cotidianos nos transmite la belleza con mayúsculas, la sencillez de lo bello, la grandeza de lo insignificante para entrar en un sueño: una enorme cocina llena de cacharros y algunos sencillos ingredientes para experimentar y sacar a la luz lo que hay en ellos de noble y sublime.
Autorretrato
Así que lo sublime se encuentra en lo cotidiano, la vida es estupenda por ser vida no por todo el espectáculo que la rodea. La mesa de madera, el mantel blanco, el brillo del caldero, el simple y humilde pan, estos sencillos huevos con puerros…todo resplandece porque es real y en eso consiste el arte: en ofrecernos lo más real de la realidad porque como decía Saint-Exupéry “lo esencial es invisible a los ojos”…¿serán los sabores?

18 comentarios:

Miriam dijo...

Chardin me mata, pero tú también con esas fotos de la sartén... ay, madre.

Robert dijo...

Me ha encantado el post y las fotografías porque captan la belleza en la sencillez.

fresaypimienta dijo...

Unas fotografías divinas, como siempre y una idea estupenda el ponerle nuez moscada a los huevos, lo probaré! besos

Marina dijo...

Sencillo y delicioso. Unas fotos preciosas. Parece mentira que los huevos y los puerros resulten tan atractivos a la cámara... ;)
Besos.

Piluka dijo...

Esto lo pruebo seguro! Que receta tan facil y sabrosa... y las fotos divinas!!!
Besos.

Judith dijo...

parece tonto, pero no todos los saben cocinar!!! me ha gustado la receta de hoy!!! besitos guapa

Carmen dijo...

Riquísimos!! yo los hacía acompañandolos con unas rodajitas de chorizo y me encantaban. Las fotos preciosas!

Coses de Llàbiro dijo...

Me encantan los puerros, un plato único riquísimo!
Las fotos, como siempre!
Me ha gustado mucho la frase de que lo sublime está en lo cotidiano.

Monica dijo...

No sabes cuánto me gustan estas fotos, han retratado de una manera casi perfecta esos bodegones de claroscuros y cobre.

Ingrid dijo...

Una maravilla de plato!! te ha quedado hermoso....y estas fotos son una exquisitez.
Muchos Besoss

encintura dijo...

Todo exquisito: la reseña sobre Chardin, las fotos y esa cazuela de puerros que quién la pillara.
Besos,
Nikk

antonia dijo...

enhorabuena, tus fotos también son unos bodegones exquisitos...

Trini Altea dijo...

Las recetas faciles son las que mejor resultado tienen.

Refranero dichoso ¡Dichoso refranero! dijo...

Lo mismo da puerros que berros: haya cosas que guisar, que cocinera no ha de faltar.
Bueno por un huevo y ruin por dos, aléjemelo Dios.

nacho dijo...

Muy velazqueño el primer bodegón, y lo de los huevos fritos...y revueltos, y casi como sea,jajaja.Me gusta la sencillez de lo cotidiano,suele ser elegante.Un saludo.

Ray dijo...

Me hace gracia que en la foto el puerro salga genial. Pero la verdad cuando el puerro hace eso, es que está a punto de pasarse.

De todas formas, me encanta la fotografía de esta entrada :)

Lucia dijo...

Linda, eres una artista. Es todo lo que puedo decir!

Linda Susan dijo...

Gracias a todos. Besos

Publicar un comentario en la entrada