domingo, 6 de febrero de 2011

La belleza está en el aire

El matrimonio Arnolfini es una obra de Jan Van Eyck realizada en 1434 y de la que podemos disfrutar en la National Gallery de Londres. El cuadro ,de sobra conocido por todos, representa el momento en que contraen matrimonio Giovanni Arnolfini y su esposa, Jeanne Cenami, según la teoría de Erwin Panofsky. Giovanni Arnolfini fue un rico mercader italiano que se asentó en la ciudad de Brujas donde prosperó, como podemos ver en esta escena costumbrista gracias a la cantidad de objetos representados. Se trata de un verdadero testimonio documental de lo cual da fe el pintor  con su firma debajo del espejo:  “Joanes Eyck fuit hic” (J.Eyck estuvo aquí). Van Eyck pertenece a  los llamados primitivos flamencos, un grupo de pintores distinguidos por la minuciosidad microscópica, el naturalismo y el tratamiento de la luz en sus obras. 
Dos elementos pictóricos destacan con especial fuerza en esta imagen: la perspectiva y la luz.  Todas las líneas convergen hacía el fondo, por tanto,  contemplamos una perspectiva lineal que aquí se amplía por el efecto del espejo. La luz aparece también de forma activa, brillante y con veladuras, gracias a la técnica del óleo, parece que hasta se ha representado el aire, podemos respirarlo.
La escena es célebre, precisamente por todos los detalles simbólicos que posee, es posible hacer un análisis de la obra en la que nada es arbitrario.El esposo tiene un gesto serio mientras que parece bendecir a su mujer y le sostiene la mano. Ambos están vestidos con una ampulosa vestimenta. La mujer se sostiene el vientre y aunque hay variedad de opiniones, parece que no estaba embarazada (se sabe que el matrimonio no tuvo hijos) aunque si deseosa de estarlo. Todos los ornamentos que aparecen en la estancia nos hablan del poder económico del matrimonio: la cama, la alfombra, los zuecos, la lámpara, los rosarios, el espejo y las naranjas; símbolo de su poderío (eran muy preciadas en el norte de Europa en esta época en que escaseaban) que aparecen matizadas por una luz prodigiosa.
 
 Los detalles que habitan la escena son una vez más un homenaje del artista a la naturaleza, a lo sencillo, a la belleza natural, sin artificio. Van Eyck nos acerca a un rincón del mundo real en un intento de mostrar la naturaleza tal y como aparece ante nuestros ojos; una belleza de verdad, por que lo bello se encuentra a nuestro alrededor.




 

17 comentarios:

Miriam dijo...

Es uno de mis cuadros favoritos, una maravilla...

Ray dijo...

Cuanta incultura tengo, no conocía ese cuadro. Pero gracias a ti y a tu explicación, me gusta.

Y por cierto, gracias por la receta! ;)

Monica dijo...

Coincido con Miriam, es uno de mis cuadros favoritos, puede que mi entusiasmo por él sea porque su simbología me sumerge en la época en la que se pintó. La fotografía de la naranja es preciosa.

Ingrid dijo...

Un pudding delicioso, tiene una textura y una presencia estupenda!! te ha quedado divino.
Besosss

nacho dijo...

Me acuerdo perfectamente de ese cuadro.Os tocó en un examen en COU,porque el año antes lo habían puesto en selectividad...jajaja.Un saludo.

Judith dijo...

Este cuadro siempre me ha gustado! És impresionante si te paras a estudiarlo con detalle, toda la información que puedes ver. El puding también fantástico! Besos guapa

Holly Cocina dijo...

Me encanta este cuadro, es una de esas cosas que aprendes en Historia del arte en el instituto (Se sigue dando esa asignatura????) y van contigo de por vida :)

Gracias por recordárnoslo.

Coses de Llàbiro dijo...

Increíble la de detalles e información que da el cuadro!
El puding en formato así pequeño me parece genial.

BAKING COLOURS dijo...

Veni a visitarme que te deje un regalo!. besos

Carmen dijo...

Me ha encantando tu blog, la receta y los comentarios del cuadro, yo era de ciencias pero sí lo recordaba

Anónimo dijo...

me he pasado por aquí de casualidad y este blog me ha parecido interesantísimo

Delikat Essences dijo...

El tono verde del vestido de la Señora Arnolfini es una maravilla, es un cuadro enigmático aunque la escena sea simple y costumbrista.

Delicioso además el pudding y ese reflejo color verde que tu mano retrata como una Van Eyck fotográfica :-)

Un abrazo,

Donibaneko dijo...

Me gusta mucho el sabor de las naranjas amargas (una de mis confituras favoritas para desayunar...)
Es curioso que jamas lo probé así en postres cocinados... !!!

El cuadro me gusta mucho, aunque no me había fijado tan detenidamente nunca lo vi así , vista espejo ellos del otro lado... A veces miras las cosas mil veces y te das cuenta que nunca las has mirado.
Un besazo0o guapa!!!

Su dijo...

que gracia, este cuadro me calló en un examen de selectividad, lo adoro,,,un besazo linda susan

Linda Susan dijo...

Gracias a todos.No sabéis como me animan vuestros comentarios. Un beso

Elena dijo...

Es curioso la cantidad de gente a la que este cuadro maravilla desde la primera vez que se encuentran con él. Aparte de la carga simbólica que encierra y el recurso del espejo, donde se puede apreciar al mismo Jan Van Eyck enfundado en su misterioso turbante rojo, el cuadro emana luz y vida. No me canso de contemplarlo, y año tras año los alumnos a los que se lo explico se quedan literalmente mudos de asombro. No dejar de despertar pasiones. Como tu blog, cada día me sorprende más.

Un besote

Raleigh dijo...

This is fantastic!

Publicar un comentario en la entrada