domingo, 11 de mayo de 2014

Los efectos son las causas


En el arte, como en muchas otras cosas, las modas ponen de actualidad a un autor que se tenía olvidado o no se conocía.  Hace un tiempo que empezó a ocurrir eso con un artista que hoy todo el mundo conoce: Gustav Klimt.  El austríaco es considerado un autor simbolista y modernista, participó en el  movimiento secesionista junto con otros artistas que adoro como Egon Schiele y Oscar Kokoschka.


Si por algo me ha llamado la atención este pintor es por la paleta de colores que utiliza: morados, dorados…; por sus formas sinuosas y sensuales y por su representación del cuerpo humano. Según von Balthasar el arte es “el todo en el fragmento” y sinceramente, muchas veces no creo que Klimt se pueda asociar a esto; en algunas de sus piezas hay un rasgo de efectismo que no me convence del todo, otras sin embargo, me provocan admiración.  

Seguro que todos conocéis el famosísimo lienzo llamado El beso y también habéis visto alguna vez representada Dánae y la lluvia de oro, pero como decía la paleta morada me produce una especial atracción y son obras como Retrato de Emilie Flöge y Unterach a orillas del Lago los que mantiene mi mirada fija en sus detalles.




La receta de hoy es morada, como estos cuadros de Klimt, quizás también algo efectista porque en realidad es sólo un puré de patatas con setas, eso sí, de patata morada o violeta, y claro los ojos se nos van detrás. A veces, también en la  cocina se busca el deslumbramiento que en muchos casos puede quedar sólo en eso (la impresión se desvanece o difumina en el primer bocado), pero en otros el sabor de un producto de calidad sin ninguna extravagancia añadida sobrepasa con creces nuestras expectativas. Que lo disfrutéis. 


6 comentarios:

El Jefe de los Bandidos dijo...

Klimt se cuenta entre los pintores que admiro, pero yo lo tenía relacionado con los dorados. El color de la fotografía es magnífico y la recete entra por los ojos porque parece un cuadro.

Mónica López dijo...

Tu paleta de colores sí que me gusta! Y el puré de patatas moradas: exquisito y visualmente muy apetecible.
Feliz semana!

AllColorsAreBeautiful dijo...

Yo tuve una época muy Klimt, pero se puso de moda y estaba hasta en la sopa. Sé que no es culpa del pobre Gustav, pero lo desbanqué sin piedad de mis favoritos.

Y la patata morada.... siendo canaria no soy neutral, prefiero la papa negra o la bonita.... pero esta no está tampoco mal.

Besos querida.

Lapitusa dijo...

Que bonito post.

Mayte dijo...

Tú eres mi causa y efecto favorito, cuando de arte y belleza se trata...y si sumas la delicadeza de esta receta, y esa imagen que devora los sentidos, mucho más!

Buena vibra, siempre!

Coses de Llàbiro dijo...

Tienen un color tan bonito y con esta presentación me ha gustado más.
Besos.

Publicar un comentario