domingo, 2 de febrero de 2014

El poder está en nuestras manos

Uno de los personajes históricos que más me ha impactado por su actitud, por su vida, por su filosofía es Mathama Gandhi. El día 30 de enero se cumplieron años de su asesinato y esa fecha ha sido tomada como Día Mundial de la Paz. Sobre él se han escrito miles de textos, se han realizado numerosos estudios pero hay una película del año 1982 que recoge buena parte de su trayectoria vital. Recuerdo un verano de hace ya muchos años, una de esas largas temporadas de vacaciones en que mi tío me suministraba libros y películas que bebía y devoraba con fruición, con los ojos muy abiertos para “aprender como si fuera a vivir siempre pero con la certeza de que podía  morir mañana”.

Gandhi sufrió una gran transformación a lo largo de su vida, ese cambio, esa evolución le llevo a tomar una serie de ideas como lema. Su perseverancia, seguridad y disciplina me parecen sencillamente envidiables.

El vegetarianismo de Gandhi también me impresionó, pues como él decía la alimentación afecta también a nuestra alma. Parece claro que está convicción hunde sus raíces en la doctrina de la no violencia (ahîmsa) que implica no ocasionar daño a ningún ser vivo. Es cierto, como cuenta en su autobiografìa que de joven se sintió tentado y comió carne porque un amigo lo convenció de que los ingleses (que por entonces dominaban la India) eran poderosos por ser carnívoros; pero, incapaz de engañar a su madre, hizo voto de no comer carne mientras viviese ella. Fue en Londres tras la lectura de Defensa del vegetarianismo de Salt donde se convirtió en un vegetariano convencido y, por lo tanto, libre.

La película de Richard Attenborough se basa en su autobiografía Historia de mis experiencias con la verdad donde escribe:"Siento que el progreso espiritual nos demanda el que dejemos de matar y comer a nuestros hermanos... No comer carne constituye sin la menor duda una gran ayuda para la evolución y paz de nuestro espíritu". En la película se refleja la evolución de Gandhi: me maravilló su capacidad de resistencia no violenta y el autocontrol sobre sus propios impulsos, que él atribuía en parte a su dieta.


Hoy he hecho un palak paneer, una de mis comidas indias favoritas: espinacas, queso blanco (paneer) y una gran variedad de especias. Es verde, como la esperanza que Gandhi contribuyó a extender en un mundo cada vez más lleno, por desgracia, de violencia; es sabroso, blanco y, en definitiva, vegetariano. Tenemos el poder en nuestras manos, en nuestro gusto y en nuestras decisiones.

Aquí podéis ver la peli.

5 comentarios:

El Jefe de los Bandidos dijo...

Gandhi me encanta y tu post me ha parecido fantástico. Lástima que no haya muchos hombres así. Felicidades.

Naroa Calatayu dijo...

Excelente tu post, besos

Coses de Llàbiro dijo...

Sano y rico, me encanta.

antonia dijo...

me ha encantado la receta!
Ah! y aunque en su día vi la película, me han dado ganas de verla otra vez!

Mayte dijo...

Ghandi para mi es un referente en muchos sentidos, y encontrarlo en tu espacio para mi no es sorpresa, es sonrisa y buena vibra, como cada palabra, cada imagen y cada sabor que haces arte, sencillo y profundamente humano. Gracias Linda, por estos regalos.

Un abrazo!

Publicar un comentario en la entrada