domingo, 30 de octubre de 2011

Quince minutos de fama


(Scroll down for English recipe)

Andy  Warhol (1928-1987) fue el tercer hijo de una familia obrera de Pittsburg (Pensilvania), originaria de Eslovaquia. Warhol comenzó su carrera como ilustrador y publicista, aunque muy pronto adquirió  importancia en la pintura y el arte por la notoriedad conseguida con los medios de comunicación.

Tanto él como Liechtenstein, cansados del arte emocional, del expresionismo abstracto, comenzaron una nueva etapa en la que el arte se convierte más en diseño industrial que  en la expresión de ideas y sentimientos. Se valieron para ello de las imágenes comerciales, que  reproducen con total precisión (envases de las sopas Campbell o Brillo, botellas de Coca-Cola, estrellas cinematográficas como Marilyn Monroe o Liz Taylor y cantantes, como Elvis Presley) utilizando la técnica de la serigrafía, además reproducen  las  imágenes sistemáticamente. Las Latas de sopa Campbell fue uno de sus primeros trabajos a principios de los años 60. Ya en esa década fue vendida por 10.000 dólares en una subasta en Sotheby’s (aunque esta pieza  ha llegado a alcanzar los seis millones de dólares). Se trataba de representar los objetos cotidianos: el artista decía que ese había sido el almuerzo más habitual a lo largo de su vida, de forma que lo transformaba en una obra de arte. Sus objetos de interés son banales, reconocibles por cualquier americano y los expone como una reproducción publicitaria para ridiculizar la sociedad de consumo.

Por eso he querido relacionar al representante del “pop art” con esta receta: se trata de un cuenco de sopa hecho de pan, comestible. El cuenco no es más que un contenedor de lo verdaderamente importante, la sopa. Es algo que llama la atención y sorprende rápidamente, un objeto impactante que nos lleva a olvidar el contenido y a hacer que nos detengamos solo en la presencia, en lo superficial. Algo que nos da “15 minutos de fama”. ¿Es esto arte? Warhol vio “el diseño publicitario como arte de verdad y el arte de verdad como diseño publicitario”. Durante sus primeros momentos el “popero” es la persona que nos enseña a ver los objetos cotidianos con otros ojos pero en poco tiempo se convierte en un comerciante que disfruta con todo aquello que puede venderse y le da dinero. Poco tiene esto que ver con el arte, yo prefiero “la aparición irrepetible de una lejanía…” y el “ carácter inaccesible”.

Esta manera de trabajar fue muy criticada y Warhol se convirtió en un personaje bastante polémico pues por todos los medios trató de burlarse de la cultura de masas y del “american way of life”; algo que se volvió en su contra.

Por otra parte Warhol se convirtió en el catalizador de otras ramas artísticas en su época: apadrinó a Jean Michel Basquiat, a The Velvet Underground (para John Cale diseñó la portada del disco Honi Soit), Roling Stones, Lou Reed Y David Bowie. Como decía se dedicaba al “negocio del arte” o ¿al “arte del negocio”?
Gracias a Katie Stearns por la traducción al inglés.

16 comentarios:

Caty dijo...

O es amado, o es odiado, pero no dejó ni aún hoy lo hace, indiferente a nadie, me gusta el diseño de las latas de sopa, no tanto el contenido de las mismas, pero los cuencos son maravillosos me gustan, me recuerdan a las sopas que sirven los norteamericanos dentro de unos panes cocinados para ello, gran receta la tuya, me la llevo a favoritos. Besos

Lucia dijo...

Que sorprendentes lo cuencos de sopa hechos de pan! son una gran idea! y habrá que comer rápido para que la sopa no termine por agujerearte el plato!!

Para mi gusto, la etética Warhol se ha sobreexplotado, al menos a mi sus obras más famosas, y las versiones, me producen ya algo de hartazgo. Morir de éxito ¿no?

Divina Pagana dijo...

Pintón que tienen los cuencos...hasta yo misma creo que podría hacerlos. En cuanto a Warhol...me aperece un icono si ningún tipo de dudas. Que pena que sus obras se hayan vulgarizado tanto y que sirvan para serigrafiar bolsos de plástico. Linda Susan es usted muy grande.

Kako dijo...

Que buena tu reflexión.
Me gusta mucho lo que se ve de Warhol, aunque estuve en una muestra de obras que nunca expuso y son completamente diferentes, yo creo que fué muy innovador.
Los cuencos de sopa me encantan, los hice también del mismo libro y resultan todo un acierto.
Un beso.

Aurélie dijo...

Esta reflexión o debate lo tuve hace muy poco, sobre hasta qué punto consideramos que algo es arte, y tu entrada me ha aclarado uno de los aspectos que debatimos.
Los cuencos que nos propones hoy son lo más, ¡me encantan! Pienso plagiarte la idea para alguna cena. :-)
Saludos, Aurélie

Paula dijo...

me encanta cuando te puedes comer hasta el plato, así todo son ventajas ;)

Salu2, Paula
http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net
http://galletilandia.cultura-libre.net

Judith dijo...

La lata de Campbell's siempre me ha gustado, supongo que Warhool es el culpable. Muy buena idea para la sopa!!! besitos guapa

fresaypimienta dijo...

Una idea excelente, la pondré en práctica! me encantan las fotografías! muchos besos

zaida dijo...

¡Qué interesante! tienes toda la razón y el efecto impactante del continente realmente le resta mucho interés al contenido. No se podría haber demostrado mejor culinariamente esta idea. ¡Enhorabuena artista!

zer0gluten dijo...

A mí las latas de Campbell,s me parecen chulísimas. No he probado nunca el contenido porque no siendo muy sopera, como no las haga yo... Pero tengo un cinturón con el diseño de estas latas que me pirran.
Desde luego tus cuencos hacen que me vuelva un pelín más sopera. Aunque solo sea en esta ocasión por comerme el plato.
Besos.

Cook me tender dijo...

Menuda lección de arte nos has dado! El cuenco para la sopa me parece super original y yo con lo sopera que soy que siempre que tengo invitados les pongo algo de sopa no se yo si animarme y hacerlo, fliparian!!! Besos

Coses de Llàbiro dijo...

Me gusta la sopa, estos cuencos me parecen geniales! Y las latas, ¿hay alguien a quien no le puedan gustar????????
Besos.

Alba dijo...

La idea de los cuencos es espectacular, para dejar boquiabiertos a los comensales!

Me ha gustado tu reflexión. He leído que Warhol llegó a contratar asistentes para aumentar su productividad. Para mi las palabras arte & comercial no pueden ir de la mano...

Muchos besos!

Mayte dijo...

Me fascina el pan para contener ricas sopas!!

Linda Susan dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios. Un beso

luisa dijo...

me parece una entrada super original y me gusta tu reflexión. A mi esta sopa me gusta. Bss.

Publicar un comentario